Dres Iribarren & Asoc.

VISUAL TRAINING

marioCerrella

Dr. Mario Rolando Cerrella

El 11/11/2003 despedimos a mi amigo
y compañero de salidas y trabajo,
el genial Dr. Mario Cerrella,
creador del sofware de avanzada
con su windows 95 en su pequeña casa.
El esta destinado a tratar la causa
de sus apasionadas investigaciones
sobre la Ambliopia en los niños,
y los trastornos de Vision Binocular
producidos por el uso de computadoras.

Su software llamado «Visual Training»
hoy solo funciona hasta Windows 7,
y por ello desde ahora,
con el aval de su hija médica,
la Dra. Carolina Cerrella,
se puede bajar e instalar libremente
en maquinas hasta Windows 7 o XP,
siempre hasta 32 bits y no en 64 bits.

La instalacion es muy simple
y no precisa soporte tecnico.
Esperamos lo disfruten
tanto los pacientes
como los oftalmologos,
¡¡por una cultura libre y compartida!!

Algunos ejercicios como el «Orthoptics»
precisan unos anteojos rojo y azul,
para usar arriba de los anteojos
si el niño usara alguno. Estos anteojos
se pueden comprar en estos lugares.

Biografía Dr. Mario Rolando Cerrella

Mario Rolando Cerrella nació en la ciudad de Buenos Aires el 5 de agosto de 1955. Pasó sus primeros años en el barrio de Belgrano. Fue un niño alegre y travieso, muy querido por sus compañeros y amigos del barrio. Al cumplir los 10 años, su familia se mudó por trabajo a la ciudad de La Plata. Allí Mario realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de la Universidad de La Plata y luego ingresó a la Facultad de Medicina de la misma universidad. Fué un alumno sobresaliente y con excelente memoria. En 1980, luego de seis años de estudio, culminó su carrera y se recibió de médico.

En un primer momento, optó por especializarse en la práctica de la medicina clínica y la cirugía, pero esto no lo satisfacía plenamente. Así fue que luego de probar dos años en estas especialidades, se inclinó por la Oftalmología, que era más acorde con su personalidad y sus sentimientos.

La práctica de ésta especialidad lo llevó en 1982 al Hospital de Vicente López, donde obtuvo la especialidad con la concurrencia al servicio de Oftalmología del Dr. Alberto Plaghos. Allí nos conocimos y empezamos a trabar una larga amistad. Trabajamos juntos desde temprano en el Centro Médico San Luis. En ambos lugares Mario recibió una excelente formación.

En ese tiempo su pequeño sobrino Sebastián manifestó una dificultad para leer que no se resolvía con el uso de lentes. Mario le hizo varias pruebas y concluyó que el problema tenía que ver con que se le desviaba un ojo cuando fijaba la vista y le indicó que debía realizar ejercicios ortópticos para corregir el problema. Pero Sebastián se quejaba de tener que viajar al consultorio todas las semanas durante meses para realizar los ejercicios de ambliopía con el sinoptóforo. De allí surgió la idea, que Mario llevaría más adelante a la práctica, de desarrollar un programa para computadoras personales que le permitiera al paciente realizar los ejercicios en su casa.

Alrededor de 1985, las malas condiciones de trabajo en el país y sus deseos de conocer el mundo lo llevaron a intentar un futuro mejor en España. Se instaló en las Islas Canarias, donde algunos de sus compañeros de facultad estaban desarrollando sus especialidades con más éxito.

Trabajó como oftalmólogo en las clínicas de la isla de Tenerife y al poco tiempo conoció a su futura esposa. Luego, sabiendo de la necesidad de oftalmólogos y enfermeras en la Isla de La Gomera, ellos se trasladaron a allí donde vivió durante 8 años siendo el único oftalmólogo en toda la isla. Allí nació su hija Carolina, hoy médica.

En ese tiempo, luego de varios viajes de ida y vuelta a la Argentina, en los que se contactó con colegas y amigos, finalmente en el año 1993, se quedó definitivamente en el país y volvió a trabajar en el Centro Médico San Luis, dentro de nuestro equipo de los Dres. Iribarren como especialista en Ambliopía y Trastornos de la Visión Binocular.

Simultáneamente, comenzó a llevar a la práctica la idea que había surgido luego de diagnosticar a su sobrino. Así también en 1993, comenzó a desarrollar en su tiempo libre un programa de computación para la práctica de ejercicios ortópticos con computadoras personales que en esa época eran máquinas de escritorio (x486 o mejor Pentium I y II) con 250 mega de ram y monitores estilo televisores… De éste modo, desarrolló el software “Visual Training” para que los pacientes con problemas de visión binocular o ambliopía pudieran realizar los ejercicios con computadoras personales en su hogar y/o su trabajo. El software se presentó en 1997 y se difundió por todo Latinoamérica y España.

A lo largo de sus últimos años de vida, además de continuar con la atención de pacientes en consultorio, Mario se encargó de hacer conocer este software en la comunidad oftalmológica del país y del exterior, tanto en versión de habla inglesa como en español. Como era pionero de la navegacion por internet, también allá por el año 1993 recolectó una base de datos de más de 1500 emails de oftalmólogos Argentinos e inició una lista de discusión de casos oftalmológicos por mail que lo obligó a repasar toda la Oftalmología pues allí se trataban temas muy diversos, incluso gremiales, en ese espacio de libertad que representó internet desde sus comienzos. Esto lo mantuvo ocupado y lo relacionó con toda la comunidad oftalmológica de habla Hispana. Luego se puso en contacto con el Consejo Argentino de Oftalmología cediendo su lista de discusión a esa institución para la cual trabajó intensamente durante años moderando la lista. Esta siguió a cargo del Consejo hasta fines de los años 2000 y luego evolucionó transformandose en la base de datos que usa hoy el Consejo para difundir información a la comunidad y hacer encuestas.

Lamentablemente, Mario falleció el 11 de noviembre de 2003 antes de cumplir sus 50 años. Nos queda el recuerdo de que solo le gustaban las películas que tenían muchos tiros y sangre, tal cual decía bromeando. Sino fuera así, se aburría. Pero toleraba con alegría que lo llevaramos a ver cine cultural todos los fines de semana al Arteplex de Cabildo y Congreso, cine preferido por Claudia mi compañera y su amiga incondicional. Y después del cine, la consabida “pizza con faina” en Cabildo y Monroe, servida por esos gallegos simpáticos y gritones, rociada con aceite y ajo. Los fines de semana que no íbamos al cine viajabamos a Escobar, al Cazador, a llevar a nuestros pibes que se criaron con él como parte de la familia. Nos ibamos en su Citroen, todos hacinados pues ese auto era chiquito de acuerdo con su economía siempre austera. Y allí tomabamos mate y charlabamos de nuestros proyectos de investigación. A veces hacíamos un fuegito e incluso acampábamos en algun baldio. Aparte nos gustaba ir a San Clemente del Tuyú a pescar, y comer en los restaurantes frente a la costa. Allí pasamos muchos fines de semana largos cada tanto, en general fuera de temporada pues no nos gustaban los hacinamientos ni el trafico en la ruta.

Por conocer a los “Behavioral Optometrists” de España, trajo a la Argenina el Cordón de Brock y los flippers para medir velocidad acomodación que fueron motivo de mis primeras presentaciones en la Sociedad Argentina de Oftalmología en el Sheraton en el 95. El prefería no salir al público, aunque con el tiempo se animó y dió clases de visión binocular sumamente interesantes. Pero su pasión era el tratamiento de la ambliopía, y así me hizo conocer a un especialista de Nueva York (Ken Ciuffreda) con quien desarrollé los primeros trabajos sobre acomodación a fines de los 90. Con Mario pensábamos que había que publicar en revistas de Oftalmologia todo lo que investigabamos, para que los oftalmólogos estudiaramos optometría también. El estaba con la ambliopía y yo con la miopía. Juntos empezamos a publicar en revistas nacionales y extranjeras desde el 98. Y publicamos en el 95 nuestro libro “Computadoras y Molestias Visulaes” que fué muy bien recibido por los pacientes y médicos, pues recién empezaban los problemas de ojo seco y astenopia asociados al uso intensivo de computadoras y nadie sabía nada. Fuimos por esa época a varias empresas, mejorando las condiciones ergonómicas de los trabajadores y haciendo exámenes visuales con instrumental portatil para ver como era la situación del trabajo en esos momentos en que empezó la computación.

Nos queda un buen recuerdo y su software para tratar la ambliopía que hoy se puede bajar libremente sin costo para máquinas que tengan XP o Windows 7 en 32 bits (no en windows 10 ni en 64 bits).

Nos queda un buen recuerdo y su software para tratar la ambliopía que hoy se puede bajar libremente sin costo para máquinas que tengan XP o Windows 7 en 32 bits (no en windows 10 ni en 64 bits).